Skip to content
agosto 8, 2009 / Diego Laje

Un fusil y una cámara

Cuando tuve el AK-47, el fusil de asalto soviético también conocido como Kalashnikov, en mis manos me di cuenta que hablábamos de cosas realmente serias.

Debería empezar por lo primero que me dijeron cuando llegué a Abergavenny, Gales, y traté de pronunciar el nombre del hotel en el que me quedo. Traté de decir “Alt yr ynys hotel” y luego de no poder pronunciar el dialecto celta que se habla en esta parte de Gran Bretaña, el taxista me preguntó, “¿es usted periodista?”

“Sí, ¿porqué?,” le pregunté.

“Todos los que van a ese hotel vienen por el curso,” me respondió.

El taxista hablaba del curso necesario para acceder como periodista a zonas de desastre o conflicto. Es un paso obligado para todos los que cubrimos hechos de ese tipo. Las compañías aseguradoras los exigen para cubrir a los profesionales que van a ese tipo de zonas.

El hotel está ubicado en una parte aislada, rodeada de ríos y colinas verdes. Podría ser cualquier parte de la Patagonia sudamericana.

Todos los instructores son excomandos británicos y se dedican a enseñarle a periodistas de todo el mundo cómo trabajar en zonas de conflicto. África, Medio Oriente, Afganistán e Irak son los lugares más mencionados.

El entrenamiento incluye primeros auxilios, con especial interés en heridas de bala y metralla. Esas lecciones se intercalan con clases de seguridad. Desplazamiento, guardias, videos explicativos y el manipuleo efectivo de todo tipo de armas. Fusiles de asalto, granadas, minas y toda la parafernalia de combate. Se analiza el funcionamiento de cada arma y sus efectos sobre las víctimas.

Si bien tengo prohibido identificar a mis compañeros e instructores, puedo aclarar que una gran cantidad de miembros de la BBC que cubrirán las elecciones en Afganistán me acompañan.

El instructor más interesante es uno que comenzó su carrera militar en las islas Malvinas, como comando. Durante el conflicto, operó detrás de las líneas argentinas dirigiendo fuego aéreo y de artillería naval. Sus relatos de las islas son electrizantes.

En las islas caminó por accidente sobre un campo minado. Hasta el día de hoy atribuye a la suerte el haber salido en un sólo pedazo de ahí. Con humor, recuerda cómo repasó sus huellas y abandonó lentamente el lugar.

Otros compañeros pasan mucho tiempo en Kabul, Islamabad y otras ciudades en el centro de la violencia. Para ellos, la explosión de una bomba es casi tan rutinaria como un trueno o una lluvia.

El curso incluye trabajos especiales, entregas y mucho estudio. No es algo fácil. Por suerte, la alimentación es buena y no hay maniobras nocturnas.

Entre los simulacros me destaqué como paramédico. Tuve que asistir a una víctima de una mina antipersonal, cabe aclarar que también “morí” por no saber cómo operar correctamente en caso de dar con un campo minado. Me felicitaron por cómo manejé una situación que incluía un accidente de tránsito. Y tuve que tomar la decisión más difícil del curso: tuve que dejar morir a un compañero que había sido herido por un francotirador. Ante la posibilidad de también quedar en la mira del atacante, tuve que decidir quedarme al reparo. Es preferible que haya una víctima y no dos.

Cabe aclarar que no todos son periodistas, hay dos estudiantes de una renombradísima universidad inglesa que gustan de viajar por todo el planeta. Ellos toman el curso para aprender a protegerse mejor. Algo recomendable para cualquiera que quiera ir más allá del horizonte, dadas las condiciones de nuestro mundo.

Bookmark and Share

Anuncios

4 comentarios

Dejar un comentario
  1. Sebastián Bravo / Ago 8 2009 11:40 pm

    Negro,
    increibles tus aventuras!
    Cuando uso el término, no es para nada descalificante sino todo lo contrario. Quienes yacemos sujetos a la rutina de trabajos comparativamente aburridos, cuando, por lo menos en mi caso en particular, escucho o leo tus anécdotas laborales lo primero que me viene a la “bocha” es el facinante mundo del Negro Laje y lo vivo como una gran aventura.
    Se te extraña.
    Un abrazo
    El Gordo B

  2. Diego Laje / Ago 9 2009 5:17 am

    Gracias por el comentario, nos vemos en diciembre y te cuento más. Un fuerte abrazo, Diego

  3. Diego / Ago 9 2009 10:39 am

    Excelente curso!
    A parte de salir de situaciones peligrosas te enseñaron a disparar??
    Abrazo
    Diego C.

Trackbacks

  1. Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: