Skip to content
marzo 13, 2008 / Diego Laje

Spielberg, los Juegos Olímpicos y lo que le falta a China

Ya es un hecho: los Juegos Olímpicos Beijing 2008 serán una ventana política. Así lo entendieron Steven Spielberg, Mia Farrow, el Dalai Lama y una serie de personajes y organizaciones internacionales que por alguna razón u otra quieren influir sobre el gigante asiático.

Como era de esperarse, los europeos llevan la delantera en cuanto a perspicacia y el Times de Inglaterra hizo gala de inmejorables fuentes. El matutino observó el fenómeno, lo puso en el contexto del alejamiento de Spielberg de los Juegos y lo comentó en profundidad acá. Este artículo analiza paso a paso cómo llegó Steven Spielberg a anunciar su “paso al costado” como colaborador artístico de los Juegos. El diario inglés cita a un “ejecutivo con mucho diálogo” con el artista y relata cómo la militancia de Hollywood por Darfur, Sudán, ganó peso. Al mismo tiempo, se hace un repaso de la reacción (o, mejor dicho no-reacción) de las autoridades chinas ante el anuncio. Este artículo refuerza lo que sostengo hace mucho tiempo: el peor enemigo de China es su aparato de comunicación pública. Varios países son cualitativamente iguales en cuanto a su performance en derechos humanos y libertad de expresión, varios son “respetados” y tienen un “lugar en el concierto de naciones”. Si bien China está muy lejos de tener un desempeño cuando menos aceptable en este tema y compatible con las prácticas normales de este siglo, el gigante asiático recibe mas dardos que otros. Y si identificara alguna razón de peso, la primera que diría es la incapacidad de quienes son responsables de pararse delante de un micrófono y articular algún sofismo que les dé una ruta de escape. Pero todos los voceros chinos hacen gala del “no aclares, que oscurece”. Y el caso de Spielberg no fue una excepción.

Ante la renuncia del galardonado director, el gobierno chino respondió, como era de esperarse, a través de una vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores. Jiang Yu resaltó la actuación de su país en favor del final de la crisis. Lo que dice es verdad, China envió tropas y trabaja por una solución a la crisis desde hace tiempo. También sugiero ver esto. Entonces, ¿por qué todo el mundo apunta en contra de China? O mejor dicho, ¿por qué apuntan en contra de los Juegos Olímpicos?

Quienes quieren influir sobre este país saben que en lo político es extremadamente conservador. Para que cambie hay que pegar fuerte y los Juegos son una oportunidad inigualable. Así que hay que entender que estos escándalos son sólo el principio.

Si bien Sudán es un tema que está de moda, no es el único en el que se busca un cambio en el gigante asiático . La cuestión de Tíbet es otro de los grandes temas que preocupan tanto a los diplomáticos en la capital china como también a una serie de organizaciones y actores políticos. Hay una organización de tibetanos exiliados que sigue las noticias de cerca, en inglés, acá. Las notas de los últimos días hablan de mas protestas. Pero en el fondo esto parecen acciones preliminares antes de los Juegos Olímpicos, y al cierre de este artículo del grupo tibetano se aclara este punto. Para quienes quieren profundizar la lectura del actual conflicto y manifestaciones en Tíbet, recomiendo la lectura de este artículo del, nuevamente, Times de Londres (con mis disculpas por que también está en inglés).

Si tenemos en cuenta que Tíbet no tiene petróleo, no parece tener nada de interés para nadie y quedó dentro de un país poderoso al que nadie va a poder sacar de allí; la situación nos traslada a otro territorio en una situación parecida: Chechenia. Y tenemos otra pregunta ¿por qué el mundo le da tanta importancia a la cuestión de Tíbet y no a otras cuestiones similares como Chechenia?

Nuevamente terminamos en la gestión de medios. Chechenia no tiene al Dalai Lama. Él ha probado ser un conocedor del uso de la comunicación masiva y la convocatoria de celebrities. Y nuevamente el gobierno chino ha demostrado su impotencia ante actores soft que capitalizan las debilidades de este gobierno.

Nuevamente quiero aclarar que China, igual que Rusia, no puede hacer gala de un buen historial en el respeto de los derechos humanos. Aprendimos qué es el polonio gracias al (cuasi) ex-presidente Putin y los activistas pro-Tíbet nos pusieron al día con temas como la esterilización forzosa, los campos de concetración y quien sería el preso político más jóven del mundo: el Panchen Lama. Pero pocas veces tenemos la oportunidad de ver de cerca cómo un gobierno, casi con recursos ilimitados, queda totalmente fuera de la partida comunicacional. Por este motivo en el análisis de la estructura gubernamental de este país no se debe dejar de lado que de nada sirve una pila de dólares si no está bien acompañada por suficiente materia gris. Y a China le sobra algo y la falta algo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: